Autoafirmaciones para protegerte contra el acoso

El acosador ataca directamente la autoestima de sus víctimas. Posiblemente, esto sea más peligroso que los golpes. Existen muchos tipos de acoso en los que no hay violencia física, pero eso no los hace menos terribles. El peor enemigo es el que ataca desde dentro; y el peor daño que te puede hacer un acosador no es un moratón, sino meterse en tu interior y causar estragos allí. Eso lo consigue menoscabando tu autoestima y metiéndote miedo, intentando anular todas tus defensas, mediante insultos, amenazas, humillaciones e incluso en los casos más extremos, la incitación al suicidio. En tu mano está dejarlo hacer o cerrarle el paso. Por ello, voy a proporcionarte unas cuantas autoafirmaciones contra el acoso.

Los insultos, amenazas y humillaciones son muy frecuentes en el bullying y el ciberbullying, pero también se da en el acoso entre adultos. Sea cual sea tu edad y el tipo de acoso, no puedes controlar al acosador/a, pero sí puedes tomar las riendas de ti mismo/a, protegerte y gestionar tus emociones.

Y aunque ahora creas que no, ¡tú puedes hacerlo!

Todos los seres humanos estamos equipados de un sistema de defensa físico y otro psicológico.

Repito: todos. Utilízalo.

Siempre puedes tomar medidas contra el acoso, tanto externas como internas. En este artículo, me voy a centrar en las internas. Con ello me refiero a lo que puedes hacer a nivel interno para que esos insultos y humillaciones te afecten lo mínimo posible, cómo puedes contrarrestar estas agresiones para no creértelas, protegiendo así tu dignidad y tu autoestima.

Las autoafirmaciones son una buena herramienta para este fin.

¿Qué son las autoafirmaciones?

Una autoafirmación es una frase positiva que te dices a ti mismo/a, destacando tus cualidades, capacidades, talentos, etc. En definitiva, todo lo bueno que tienes. A veces nos olvidamos de nuestras fortalezas y debemos recordárnoslas para querernos y respetarnos.

Quédate con esto: alguien que no se quiere ni se respeta, difícilmente se hará respetar.

Así que, si quieres que determinadas personas cambien su actitud hacia ti, primero tienes que centrarte en cambiar tu actitud hacia ti misma/o.

Los cambios que hagas en tu interior, tarde o temprano se reflejarán en el exterior.

No es magia, es el resultado de trabajar tu autoestima y crecer como persona.

Tengo que aclarar que las autoafirmaciones no tienen nada que ver con vanidad o prepotencia, no confundamos los términos. Alguien vanidoso no lo es por reconocer sus cualidades, sino por creerse superior a los demás, por algún motivo que solo él o ella percibe. Recordarse las cualidades, capacidades y fortalezas propias sin compararse con nadie es amor propio o autoestima, conceptos opuestos a la prepotencia.

Bueno, no me enrollo más. Ahí van las autoafirmaciones. Aunque no sean agradables de leer, he escrito algunos insultos y amenazas de las que suelen proferir los acosadores/as para relacionarlas con las autoafirmaciones que puedes utilizar para contrarrestarlas.

Eres basura

Soy una persona capaz y valiosa

Suicídate

Vivo y disfruto de la vida / Soy dueñ@ de mi vida

Te voy a matar… te vamos a dar una paliza

Soy capaz de defenderme y pedir ayuda

Y otras más genéricas:

Me respeto, respeto a los demás y me hago respetar.

Me merezco ser tratada/o con respeto.

Soy una persona digna de ser querida.

Soy un/a superviviente.

Soy dueña/o de mis emociones.

Etc…

Son solo ejemplos. Puedes utilizar estas o inventar otras. Te aconsejo que seas creativo/a y que diseñes tus propias autoafirmaciones contra el acoso. Tú eres quien mejor se conoce y sabe qué necesita en cada momento y qué te hace sentir bien.

Sí, sé lo que estás pensando:

«Solo repitiéndome esas frasecitas no voy a sentirme mejor».

Comprendo tu escepticismo, y así será si no perseveras. Evidentemente, no se trata de un conjuro de cuento de hadas. Pero la mente es muy poderosa; a base de repeticiones, el mensaje va llegando a lo más profundo de ti.

Es lo mismo que sucede con los mensajes negativos; la única diferencia es que, como los humanos tenemos más tendencia a los mensajes negativos que a los positivos y nos los decimos todos los días, no nos damos cuenta de ello, pero inconscientemente nos vamos creyendo esos mensajes autodestructivos que nos enviamos y eso tiene efectos muy perjudiciales sobre nosotros.

Pero tú puedes invertir el proceso. Piensa que si te has convencido a ti misma/o de cosas negativas, en su mayoría falsas, puedes también convencerte de cosas positivas y ciertas. Es el mismo proceso, pero invertido. Con el tiempo, empezarás a sentirte mejor.

Pero repito: no deber cansarte, ¡persevera!

La base de todo esto es convencerte de que no importa los insultos y humillaciones que recibas si no te los crees y sabes que tú eres el único o la única que tiene poder para manejar (para bien) tus emociones y estados de ánimo. Los demás, pueden cantar misa, si quieren, que a ti te dará igual. No les des ese poder; y en el caso de que se lo hayas dado en el pasado, arrebátaselo.

No digo que sea fácil… digo que es posible, con mucho tesón y fe en que lo vas a conseguir.

¡Tú eres capaz! Repítetelo:

¡Soy capaz!

Espero que estas autoafirmaciones contra el acoso te resulten de utilidad. Son solo una herramienta más de las que iremos viendo.

Si quieres informarte sobre los servicios de Empowerup, pulsa aquí.